sábado, enero 28, 2006

Cine: Munich

En la escena final de Munich, lo primero que se me ocurrió, fue recordar una vieja película, El enigma de otro mundo. En esa película, un alien, o sea, alguien extraño, que no es de tu cultura, llega, mata, y aunque lo eliminas, la frase final de la película es: “vigilar los cielos” que quedaba muy bien, en plena guerra fría.
Bueno, pues en esta película totalmente pro-judía (aunque cuatro intelectualillos dirán que no) nuestro querido Spielberg nos va manipulando, mostrándonos a unos heroicos judíos, que no son profesionales del asesinato, sino un juguetero, un anticuario, un burócrata, un, un … ¿psicópata? que los pobres se ven forzados a viajar por Europa, eliminando a los palestinos (que todos son feos, babean, y defienden que tienen que matar y matar) culpables de todo, mientras, eso si, tienen un montón de remordimientos, por que recordar, ellos son muy buenos. Este discurso que os suelto (que alguno puede interpretar como anti-judío si no lo lee correctamente, y no es el caso) viene motivado por que me cabrea que una película presuma de neutral, y luego intente manipular al espectador de una forma tan burda. No me molesta que tienda hacía un bando. Eso es normal, y siempre pasa, cada uno opina de una forma. Lo que me molesta es que se venda como una obra imparcial. Esta claro que hoy en día, el 90% de la población saca su cultura general del cine (y así nos va) sobre todo en cuanto a hechos históricos. así que el intento de este director de manipularnos de forma tan poco sutil, es insultante, pero seguramente efectivo. Los judíos no son profesionales (recomendaría unos cuantos libros sobre el tema, para demostrar que en el 73, el Mossad ya era un servicio con gran cantidad de profesionales a su servicio), tienen un montón de remordimientos, se ríen, son buenos padres, etc, mientras los palestinos discuten con su mujer, y están convencidos de su tarea (la conversación en Grecia entre el protagonista y un terrorista lo deja muy claro) sin el más mínimo remordimiento. No me gusto el apresuramiento en contar la historia. Son tantos asesinatos, que si no conoces la historia, y un poco del tema, te pierdes. No se explican palabras en hebreo, que desconciertan y hacen perder el hilo, incluso de forma importante, ya que no comprendes alguna reacción o alguna actitud, sin conocer la época o el lenguaje. Como partes positivas, el seguimiento del gobierno israelí tras la matanza, y ver a Golda Meir, explicando por que deben matar a los palestinos, en un ejercicio de realpolitik sin ambages ni excusas, la única que no parece manipulada por Spielberg, quizás por que no se puede objetar nada a su discurso. La actuación de los actores, destacando a Ciarán Hinds (excepcional) ya que Eric Bana, me parece un poco excesivo, pero lo achaco a lo que le pedía el director de su personaje. También el trabajo puramente técnico de Spielberg, rodando siempre muy bien las escenas, tanto en montaje, como puesta en escena, incluyendo algunas verdaderamente tensas, o descriptivas, aunque no me gusta su exceso de color crudo en alguna, pero lo sobrelleva magníficamente. Es increíble, como es uno de los mejores directores de escenas violentas o sangrientas, destacando su brutalidad, el descontrol de los tiroteos realistas y la violencia, sin tener que estar cinco minutos para que nos impacte. Como negativo, la lente deformante sobre la historia y los pequeños detalles que nos hacen apoyar a unos personajes contra otros, incluso (o sobre todo) para gente que no tiene conocimientos ni opiniones sobre el tema. Para terminar, la escena donde vemos las torres gemelas sobre el horizonte de New York, mientras un personaje le dice a otro, que había que hacerlo, que asesinar a los palestinos era necesario, mientras el otro le dice que no ha servido para nada, que seguirá habiendo violencia. Lo puedes interpretar como que no sirvió para nada, pero … y si lo interpretas como que tenían que haber seguido eliminando al resto? Como que hay que “vigilar los cielos”? En Resumen: Deformante, los judíos no son profesionales, sino padres de familia que de pronto se van a matar gente por Europa. Guión manipulador. Muy bien rodada, y muy buenas actuaciones (Ciarán Hinds, Geoffrey Rush, Lynn Cohen) aunque quizás algo exagerada la de Eric Bana, que carga con el peso de la película.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home